domingo, 11 de abril de 2010

Unas habitaciones muy particulares


Es cierto que de una forma casi infantil todos buscamos un lugar en el que cobijarnos, un lugar en el que alejarnos de todo y junto a alguien ocultarnos creando un lugar seguro. Por eso cuando somos pequeños construimos casas ficticias, cabañas donde nos metemos y creamos nuestro mundo particular.

Cuando he visto este hotel he pensado que debe de ser agradable dormir ahí, y en seguida he pensado que es ideal para montar un negocio en el terreno de mi hermano Nayo o de mi amigo Guille.
En fin..., ¿que os parece?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada